Arte Cobertura Korea

#Exhibición | Anna Kim nos muestra los Colores de Corea

Escrito por Jyuria Dunkel

La semana pasada durante nuestro #MartesDeCorea les hablamos sobre el taller y al conferencia que se dio sobre las bodas tradicionales en Corea del Sur, y en esta ocasión les queremos hablar sobre su arte en pintura y su significado tras él.

La exposición temporal en el Museo Nacional de las Culturas, nos ofrece la obra de Anna Kim, titulada “Colores de Corea” donde podemos ver además de su trabajo, un vistazo de manera más íntima a su espacio y herramientas creativas.

Sobre Anna Kim, la artista del polvo natural

Nació en 1960 en Seúl, donde se recibió en Historia del Arte, especializándose en el Minwha, o pintura tradicional coreana.

Además de su participación en exposiciones colectivas, su obra se ha exhibido alrededor del mundo, como Bulgaria, Madrid, Roma, Guanajuato y Monterrey en México.

Su marca personal podemos verla en su técnica predilecta, la cual implementa el uso del color de polvo de la piedra natural, así como el de polvo de concha, tierra, semillas y ceniza, que utiliza para plasmar los símbolos de la cultura coreana.

Sobre Minwha, la pintura popular tradicional

Éste estilo pictórico se basa en el mundo sensible, tanto deístico como terrenal para el pueblo coreano, aludiendo a la prosperidad, armonía y valores virtuosos por la sociedad. Sus temas, además de reflejar la creatividad del artista, representan símbolos de la identidad coreana.

Existen varios tipos de Minwha:

Chaekgado: son pinturas de libros y cosas coleccionadas por los eruditos.

Representan a los “cuatro amigos del erudito” (papel, tinta, pincel y recipiente para la tinta), así como libros, caligrafías, instrumentos musicales, rocas, plantas y animales auspiciosos, jarras para vino y tableros del juego estratégico go o baduk.

Se asocian con el género pictórico occidental de bodegón o naturaleza muerta. Evolucionaron a partir de las pinturas de la Corte coreana de finales del siglo XVIII.

Mantienen su vigencia en Corea hasta hoy como arte oficial de la Corte, pero también como arte popular que expresa el anhelo de conocimiento o educación en general y las aspiraciones de prestigio social.

Asimismo han surgido nuevas y creativas imágenes que muestran una fusión de elementos coreanos y occidentales que ha enriquecido el arte moderno y contemporáneo.

Algunas pinturas son monocromas o poco coloridas, pero el color de fondo predominante es el color castaño; en las más modernas sobresalen los colores azul, púrpura y rojo.

Hwajohwa: muestra flores y aves, así como insectos y otros animales míticos o reales, plantas y frutos con muchas semillas, símbolos de fertilidad y abundancia. La mayoría se relaciona con las estaciones del año y son seres auspiciosos, incluyendo los diez símbolos tradicionales de longevidad.

Khachi horangi: representa tigres bajo un árbol en donde aparece generalmente un par de urracas. Son un tema representativo del arte coreano con el que se identifica en especial la pintura popular tradicional.

Munjado: son pinturas vinculadas con los caracteres chinos, un tema muy utilizado en la pintura popular tradicional coreana.

Representan deseos a través de las ocho virtudes confucianas, las cuales se representan a través de animales, éstas son:

  • La carpa: devoción filial
  • Un par de palomas: afecto fraternal hacia vecinos y parientes
  • El dragón: lealtad hacia el gobernante
  • Un ganso y un pájaro azul: la fe y confianza
  • Una tortuga: la cortesía
  • Dos pájaros: la honradez y justicia
  • El cangrejo: la integridad
  • La capilla: la modestia o sensibilidad

Otros caracteres usados en el munjado son los 10 símbolos de larga vida en Corea:

El Sol. La atención se centra en la naturaleza inmutable y eterna del Sol. Es concebido como un recordatorio a los funcionarios del gobierno para que sean honestos y justos.

Las montañas. Desde tiempos remotos se cree que son misteriosas y divinas, con el poder de dar vida a todas las cosas. Son además el sitio donde los seres humanos se comunican con los dioses.

Las nubes. Simbolizan el mundo de los seres inmortales. Debido a que es ahí donde se origina la lluvia, hacen crecer todas las cosas.

El agua. Es la fuente de la vida. Los caracteres o ideogramas chinos “olas” y “mañana” tienen el mismo sonido jo; así, las olas simbolizan la mañana.

Pinos. Estos árboles se mantienen siempre verdes, incluso bajo las condiciones más duras. Por ello, son símbolos de integridad y fuerza de voluntad.

Bambú. También símbolo de integridad, elegancia, humildad y resistencia, a pesar de ser hueco.

Grullas. Son muy preciadas, viven miles de años y vuelan a través de las sagradas nubes.

Venados. Han sido venerados por tener el poder de proteger contra enfermedades y desgracias. Son símbolos de vida eterna porque sus cuernos crecen en la primavera, después se caen y vuelven a crecer el siguiente año.

Tortugas. Se tiene la creencia que viven diez mil años y poseen gran energía vital que les permite abrirse camino a través del fuerte oleaje.

Hongos de la inmortalidad. Surgen continuamente entre las rocas y se consideran sagrados por sus potentes ingredientes medicinales.

Finalmente, les compartimos nuestro vlog sobre esta experiencia, junto con la de la semana pasada en estas entradas dedicadas a la cultura coreana, que cada vez atrae a más gente de nuestro país. Y recuerda que si quieres ver el resto de la galería, te dejamos el enlace directo a nuestro álbum en Flickr aquí.

Sobre el autor

Jyuria Dunkel

Director general, diseño y producción en Asia~Stage.

Amo la música, la ilustración y a los gatos.