Cultura Korea Noticias

#OPINIÓN: ¿UN DÉJÀ VU EN LAS RELACIONES INTERCOREANAS?

Escrito por Betsy Constantino

Por Edith Yazmin Montes

Como es bien sabido, una de las noticias más relevantes de estos días fue la Cumbre Intercoreana celebrada el 27 de abril de este año entre Kim Jong-un, líder de la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte) y Moon Jae-in presidente de la República de Corea (Corea del Sur). En varios medios internacionales y la opinión pública, este hecho se ha percibido como un ‘momento histórico’ en las relaciones entre estos países pero… ¿qué había pasado antes?

Uno de los hechos que sin duda caracteriza a la Guerra Fría es la Guerra de Corea que inició en junio de 1950 y que nunca terminó, el instrumento que se estableció para finalizar las hostilidades fue un armisticio que se firmó el 27 de julio de 1953 y que implicó el cese al fuego y el establecimiento de una demarcación militar y zona desmilitarizada y el supuesto de llegar a un acuerdo para la paz, el cual nunca llegó.

En el marco de la Guerra Fría, ambas Coreas optaron por un desarrollo político-económico enmarcado en el orden mundial predominante, Corea del Sur tendió hacia el capitalismo y Corea del Norte fomentó el socialismo. Como señalan Ángel Licona y Cintli Cárdenas –profesores de la Universidad de Colima – las relaciones intercoreanas han presentado avances y retrocesos, que oscilan entre el conflicto y la cooperación determinados por factores internos y externos a estas relaciones.

Uno de los hechos que sin duda marcó las relaciones intercoreanas hacia finales del siglo XX fue la “Política de Compromiso Integral hacia Corea del Norte” o mejor conocida como la Sunshine Policy (la Política de Brillo de Sol, en español) impulsada por el presidente surcoreano Kim Dae-jung y que, en su momento, fue sorprendente e innovadora. Los ejes de esta política fueron la coexistencia, es decir, Corea del Sur no intentaría absorber a Corea del Norte y tampoco a la inversa, además de que se buscaría activamente la cooperación entre ambas Coreas.

Entre las acciones más emblemáticas que se llevaron a cabo en el marco de esta política fue en junio de 2000, cuando se llevó a cabo la primera reunión entre los líderes de ambos países en Pyongyang (capital de Corea del Norte), donde Kim Dae-jung y Kim Jong-il acordaron buscar la unificación de la península, la reducción de tensiones para lograr la paz, la cooperación económica, social y cultural (por ejemplo, el establecimiento del parque industrial de Kaesong) y el reencuentro de las familias separadas por la división de la península, sin embargo, no se concretó la reunificación y tampoco la paz. Cabe señalar que el presidente surcoreano, Kim Dae-jung en octubre de 2000 obtuvo el Premio Nobel de la Paz por su esfuerzo en la unificación y pacificación de la península coreana.

Los cambios en el escenario internacional (la lucha contra el terrorismo derivado de los atentados del 11 de septiembre) y posteriormente, el primer ensayo nuclear por parte de Corea del Norte en 2006 habían tensado las relaciones intercoreanas. En octubre de 2007, se efectuó la segunda cumbre intercoreana entre Roh Moo-hyun y Kim Jong-il, quienes firmaron la “Declaración de Paz y Prosperidad”, la cual establecía ocho puntos para alcanzar la desnuclearización, una mayor cooperación económica, avanzar en el diálogo y la búsqueda de un tratado de paz. Sin embargo, tampoco se concretaron estos ocho puntos y Corea del Norte continuó con sus ensayos nucleares, en mayo de 2009 llevó a cabo su segundo gran ensayo nuclear seguido por uno en 2013, dos en 2016 y uno en 2017, es en esta año que incrementa la tensión y se habla de una posible guerra nuclear entre Corea del Norte y Estados Unidos.

 

Ante el temor de una guerra nuclear o de más ensayos nucleares, el mundo pudo ver como las relaciones intercoreanas entraron en un momento de distensión hacia finales de año y que se vio reflejado en la participación de una delegación compuesta por deportistas de ambos países desfilando bajo la bandera de la unificación. Entre febrero y marzo de este año, se acuerda celebrar la cumbre que se efectuó hace unos días.

Tras la celebración de la cumbre se firmó la “Declaración de Panmunjom para la paz, la prosperidad y la unificación de la península de Corea”, la cual busca promover la unificación y el acercamiento entre las Coreas; garantizar la paz y estabilidad de la península convirtiendo la zona desmilitarizada en una zona de paz, así como mantener un diálogo continuo y activo; y poner fin al actual estado antinatural del armisticio y establecer un régimen de paz mediante la firma de un acuerdo de paz, la desnuclearización de la península y el desarme de la misma.

Como reflexiones finales de este breve recuento, es necesario dimensionar a la más reciente cumbre intercoreana en el marco histórico que le antecede para vislumbrar los posibles escenarios que deriven de ella. Primeramente, cada uno de las cumbres intercoreanas que se han llevado a cabo se han calificado de “históricas” y el tiempo ha demostrado que las cosas siguen igual, esperemos que ésta si sea “la” cumbre intercoreana histórica. En segundo lugar, se puede notar una cierta continuidad en los objetivos que persiguen las mismas, la unificación, pacificación, cooperación y acercamiento en la península coreana. En tercer lugar, aunque se identifican diferencias de forma y contenido de estas cumbres, tales como las sedes de realización, el contexto coyuntural que las antecede, llama la atención que sea una iniciativa norcoreana y además que el líder norcoreano haya cruzado la frontera y permanecido unas horas en Corea del Sur, eso sí es algo novedoso.

No obstante, habrá que esperar, si realmente se implementan los objetivos y acciones establecidas en esta nueva declaración y por supuesto, el papel que jugaran las grandes potencias que tienen interés en la península, no olvidemos antecedentes como el diálogo de los seis o diálogo a seis bandas ya que la declaración actual dice que se buscarán reuniones trilaterales con las dos Coreas y los Estados Unidos, o reuniones cuadrilaterales que involucren a las dos Coreas, los Estados Unidos y China, es entonces que cabe preguntarse ¿será mejor que las Coreas resuelvan su problemas entre ellas? ¿Cómo afectará la reunión entre Kim Jong-un y Donald Trump lo pactado hasta ahora? ¿Y China? ¿Y qué opinan o qué rol jugaran Rusia y Japón tendrán ante este acontecimiento?

 

Sobre el autor

Betsy Constantino

Egresada de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UNAM, Community manager y reportera en Asia~Stage y K magazine.

Ha participado en el área de comunicación en diversos eventos culturales y deportivos como el torneo Lorena Ochoa Invitational, IFAI e investigaciones sobre las Relaciones de México con Asia-Pacifico.

Amante de la cultura asiática, sobre todo en lo que refiere a la gastronomía oriental, música, tradiciones, idiomas, literatura, entre otras.

Miembro del grupo de K~Pop dance cover Lookin4Luv y bailarina de danzas de medio oriente.

Pasiones: escribir, soñar y explorar el mundo. Acompáñala a descubrir lo que la ciudad esconde para ti.