Akiba-kei Anime Reseña

#AnimeRetro | “Escaflowne”: Corriendo hacia el destino

Escrito por Cable Hayashibara

A propósito de mística… Cada quien es libre de pensar y creer en lo que quiera… Por supuesto que esto no está exento del tema de las predicciones y la adivinación. En los años gloriosos del anime en México (1998 para ser exactos), llego gracias a la señal de TV Azteca, el anime de “La Visión de Escaflowne” (Tenkuu no Escaflowne), que tiene 26 episodios y fue doblada en México. Años más tarde, en 2005, se volvió a transmitir por la misma televisora en la barra llamada “Potencia T”. Tras el éxito de la serie se publicó la película de Escaflowne a mediados del año 2000, sólo que con varios cambios. De la mano de Katsu Aki en Diciembre de 1994, a través de 8 volúmenes empezaría una de esas tramas que combinan Shojo, Shonen, Romance y Mechas. Hoy, la máquina de los sueños y las ilusiones nos transporta a Gaea.

Tenemos a Hitomi Kanzaki, una chica normal que estudia secundaria. Además de ser una excelente atleta, también es portadora de un poder excepcional para vislumbrar el futuro de los demás a través de una baraja del tarot. Su mejor amiga es Yukari, quien siempre está dándole ánimos para que le declare su amor a su superior Amano Susumu, otro atleta de su escuela. Un día, mientras Hitomi se encontraba realizando una competencia de atletismo, apareció frente a ella la imagen de un extraño muchacho. Pese a darse cuenta de que se trataba sólo de un espejismo, fue tal la impresión que la chica sufrió un colapso. Mientras descansaba en la camilla de la enfermería, la imagen del joven se repetía en sus sueños junto con otras que no parecían tener sentido: podía ver gigantes robots enfrascados en luchas mortales. Días después, cuando Hitomi escucha los rumores de que Amano dejaría la escuela, se arma de valor y le pide que le dé su primer beso si ella logra romper su propio récord de 13 segundos. Amano acepta y toma el pendiente en forma de lágrima que Hitomi siempre trae consigo y con el cual puede contar los segundos al balancearlo. A la mitad de su carrera, Hitomi vuelve a ver al chico con ropas extrañas y al creer que es otro espejismo, continúa su marcha tan sólo para chocar contra la “ilusión”: Van, de Fanelia. Van le advierte de esconderse del dragón, pero Hitomi, no creyendo en tales cosas, le pregunta “¿Cuál dragón?”. Entonces se abre una gran brecha dimensional y por ella aparece un enorme dragón de tierra que arremete contra ambos. Tras una ardua lucha, Van logra matar al dragón y conseguir su corazón. A continuación, una luz se forma a su alrededor y los levanta al cielo, donde ambos desaparecen.

Hitomi se despierta en el suelo de un extraño lugar, que resulta ser Gaea, planeta natal de Van, un lugar místico donde desde el cielo se puede observar la Tierra y la Luna. Desde allí son llevados a Fanelia donde Hitomi se entera que Van es el Príncipe y futuro soberano de esas tierras. En medio de la ceremonia de coronación de Van son atacados por una fuerza que destruye todo a su paso. Van despierta entonces al poderoso guymelef Escaflowne (una especie de robot humanoide gigante) con ayuda del corazón de dragón. Sin embargo, son rodeados por guymelefs enemigos, aunque el pendiente de Hitomi emite una luz que interactúa con el corazón de Escaflowne y son envueltos en una luz que los lleva al bosque. Al despertarse Hitomi, se da cuenta que Van no esta junto a ella, por lo que empieza a caminar sin rumbo; de pronto, se ve atacada por un hombre topo y rescatada por un joven espadachín de cabellos rubios, que tiene un gran parecido con el superior Amano; ella le pide ayuda, se abraza a él y se desmaya. Cuando Van llega y ve a Hitomi en brazos de un desconocido se pone en guardia y le pide que la suelte. El chico rubio de nombre Allen se niega argumentando que la chica le pidió ayuda y como caballero es su deber resguardarla. Van, al darse cuenta que dialogar con él no funciona le reta a una pelea; Allen acepta y en unos segundos demuestra su superioridad ante Van, revelándole que el propio Vargas le enseño todo lo que sabe. Al oír el nombre de la persona que Van más respeta de los labios de Allen, este acepta su derrota y empieza a confiar en él.

Mientras se encuentran en el campamento de Allen, Hitomi tiene una visión donde el lugar es devastado por los enemigos invisibles, solo que esta vez Hitomi logra ver que se trata de guymelefs con alta tecnología que utilizan un manto que les permite la invisibilidad. Allen y los demás se comportan algo escépticos sobre las predicciones de la chica, pero cuando Van les revela que ella procede de la luna fantasma, Allen empieza a tomarse en serio sus palabras. Como Hitomi había advertido, el ataque se realizó, aunque Allen ya había previsto un contraataque lo que les permitió poder huir, no sin antes descubrir quien era el enemigo: Zaibach, un reino con la tecnología más avanzada sobre Gaea, con grandes ideas expansivas y la causante de la destrucción del Reino de Fanelia. Logran escapar y trasladarse al Reino de Astoria, donde conocen a la princesa Milerna, la cual esta profundamente enamorada de Allen, para disgusto de Hitomi, quien empieza a desarrollar ciertos sentimientos hacia el caballero de Astoria por su gran parecido a Amano. Su estancia ahí no es muy oportuna ya que el Rey desconfía de ellos y los manda encarcelar, después reta a Van para comprobar si Escaflowne es tan poderoso como dicen y se queda asombrado después de la lucha. El Rey pronto muestra sus verdaderas intenciones, ya que él sigue siendo aliado de Zaibach.

-La Cita

“La gente dice que mi música suena “vasta” o “religiosa”, así que me pregunto si tal vez mis experiencias infantiles han permeado mi música”.

Estas palabras las ofreció la compositora de la música de la serie, la gran Yoko Kanno, aportando los géneros contemporáneos, clásicos y el canto gregoriano. El dúo Kanno-Sakamoto empezaba a dar frutos y es que Maaya Sakamoto no solo fue la seiyuu de Hitomi para la serie (siendo su primer principal), sino que interpretó el Opening llamado “Yakusoku wa Iranai”. Como mencionamos antes, la obra original fue de Katsu Aki, nacido el 19 de Septiembre de 1961 y su nombre real es Katsuaki Nakamura, siendo esta una de sus pocas obras de corte serio, ya que es más conocido por obras relacionadas al Echii, Harem o Seinen, tales como “Daddy Virgin”, “Love Lucky”, “Psychic Academy” y hasta el “Manga Sutra” (ese no necesita mucha explicación). Después de la serie, se realizó otro manga de 2 volúmenes elaborado por Yuzuru Yashiro, una novela ligera de 6 volúmenes entre Junio de 1996 y Agosto de 1997 y otro manga con varios artistas llamado “Escaflowne: Energist’s Memories” en Enero de 1997.

-La Pregunta: ¿Quién estuvo a cargo del concepto original de la animación de “Escaflowne”? R: Shoji Kawamori.

La película, publicada el 24 de junio del 2000 en Japón, está basada en la serie, con algunos cambios en el argumento y la forma en que se desarrollan los personajes; además, algunos de los personajes son eliminados y se le presta un mayor rol a los pocos que quedan. En el filme, Hitomi Kanzaki se encuentra en un estado de ánimo muy deprimido. Ella sólo quiere dormir y desaparecer. Su miseria sucede cuando tiene una visión con Folken, que la envía a Gaea. El pueblo de Fanelia piensa que ella es la Diosa Alada (Tsubasa no Kami), que puede llamar a la legendaria armadura dragón, el Dios de la Guerra, Escaflowne. En Fanelia, el Rey Van, heredero exclusivo del Clan del Dragón Blanco, también está en un estado depresivo. Él hace un juramento de vengarse del Clan del Dragón Negro, que el reino de Van odia, él vive sólo por la espada. Ahora que la Diosa del Viento finalmente ha aparecido, ella posee el destino del mundo de Gaea en su corazón. Escaflowne conducirá a la paz o a la ruina total a Gaia.

-Y para el final…

En el doblaje realizado en nuestro país se cuenta con las voces de actores como Alma Wilhelme (Hitomi), José Gilberto Vilchis (Van Fanel), Oscar Flores (Allen), Víctor Ugarte (Dilandau) o Claudia Motta (Merle); como anécdota personal, debo decir que en esta serie pude tratar a un viejo amigo que, en esos momentos, gustaba del tarot y las predicciones y me decía cosas del destino. Hay cosas que sucedieron con respecto a lo que me dijo y otras que, simplemente siento eran disparates y por lo cual llegué a la conclusión de que “Cada quien forja su propio destino”. Así que sin más, el camino del guerrero solitario, a través de los ojos místicos, continua…

Sobre el autor

Cable Hayashibara