Akiba-kei Reseña Videojuegos

#Reseña | Mother/Earth Bound Beginnings: Un RPG que Buscaba Ser Diferente

Escrito por Kiko Montanari

Recuerdo mi primer encuentro con Super Smash Brothers para el Nintendo 64; el ver a tantos héroes de la gran N en un sólo juego, para mi fue alucinante, siempre he amado los mash-ups. Cuando desbloquee a Luigi no cabía en mi emoción, Cap. Falcon me hacía sentir un niño poderoso y cool, mientras que Jigglypuff… no era tan emocionante, pero ¡Hey! era otro pokemon. Cuando de pronto desbloquee un pequeño niño con gorra roja llamado Ness me dije “¿Éste quién es?” y durante años de mi infancia desconocí su origen, para mi solamente era el niño con poderes psíquicos que salía en mi juego favorito.

En ese tiempo, la revista Club Nintendo era mi fuente de información sobre videojuegos, el internet no era lo que es hoy. Misma revista donde un día me encontré nuevamente con Ness en un artículo sobre un tal RPG llamado Earth Bound, sin duda devoré ese artículo, sin embargo no fue lo que yo esperaba. Se trataba de un juego de combates por turno con gráficos que, para el tiempo en que lo leí, no eran muy impresionantes y la temática simplemente no sonaba muy emocionante. ¿Qué pasó con sus súper saltos y movimientos impredecibles de Smash?

Desde que me adentré a la crítica, no pude evitar enfrentarme a muchos títulos que son considerados ejemplares aunque no me gusten y el tiempo de encarar Earth Bound iba a llegar tarde o temprano. Sin embargo, para poder adentrarnos adecuadamente, debemos mencionar el verdadero origen de este título. Verán, en los años 80-90, el mercado no era tan global como lo es ahora, los juegos de Asia llegaban al resto del mundo con mayores lapsos de tiempo o había países a los que simplemente nunca llegaba. Incluso había títulos que, debido al cambio de cultura y leyes, terminaban sufriendo grandes cambios y/o censuras. Tal es el caso del juego del día de hoy. En Japón, en realidad, Earth Bound lleva por nombre Mother 2 y sí, se trata de una secuela. Es por ello que para tener un mejor panorama histórico, el día de hoy me he dedicado a reseñar el inicio de esta trilogía.

Mother 1, conocido en occidente como Earth Bound Beginnings, fue lanzado en 1989 por Nintendo, únicamente en Japón. El resto del mundo pudo disfrutar de él hasta el 2003 en su versión para el Game Boy Advance y en el 2015 para su versión de WiiU, o al menos eso es lo que decimos guiñando el ojo, pero los verdaderos fans conocen muy bien las versiones emuladas.

Para ese entonces, había una enorme cantidad de juegos RPG. De hecho, muchos no consideraron que Mother 1 llegaría muy lejos, pues la idea de que se vendiera bien era poco probable, tenía que competir contra titanes. Es aquí donde las ideas de Shigeru Itoi, su creador, llamaron la atención. Él no quería hacer un RPG convencional, o mejor dicho, quería crear un mundo mucho más convencional. Me explico:

Si ustedes se toman el tiempo para investigar un poco la carrera de este curioso sujeto, notarán que no hay mucho juegos en su curriculum, de hecho, él ni siquiera se dedicaba a programar o diseñar videojuegos, más bien se dedica a escribir. Tiene su propio blog dedicado a experiencias personales, temas espirituales y cuestiones filosóficas. Es un hombre con un notorio interés en el humano.

Tomando estos datos en cuenta, podemos entender que Itoi tenía en mente crear una historia más cercana a los niños de la época, un juego que tocara temas más “reales” en un tono apto para humanos jóvenes y esto podemos verlo empezando por los personajes. Antes de Ness conocemos a Ninten, un niño cualquiera, hijo de un padre que trabaja todo el día y una madre ama de casa cariñosa y atenta. No estamos hablando de guerreros y magos de Final Fantasy o de héroes legendarios como en The Legend of Zelda, sólo un simple niño (simple hasta cierto punto). Claro que hay elementos de ciencia ficción en esta historia y cosas extraordinarias, pero el punto era centrarla en nuestro mundo (o al menos en el Japón de los 80). De hecho, a momentos, la trama llega a tocar temas un tanto complejos, al menos para un niño. Todas estas características lograron volver muy popular a este título.

Ahora bien, éste es un juego extraño, muy extraño, empezando por el nombre original. Mother es un título con muchas razones ocultas en el juego. Fue inspirado por el título de una canción de John Lennon y, efectivamente, todo el juego gira en torno al poder que tiene el amor de una verdadera madre, pero la trama cuenta con muchos elementos raros que esconden muy bien estas ideas. Mucho de su contenido fue censurado debido a la posible controversia que podía provocar en países occidentales, detalles que realmente no creo que cambien la jugabilidad o afecten a gran escala.

Un día, Ninten se despierta y, antes de salir de su cuarto, ¡es atacado por su malvada lámpara! Después de algunos sucesos igual de extraños dentro su casa, su padre lo llama por teléfono para explicarle que tiene poderes psíquicos ocultos dentro de él (Ninten) y es imperativo que logre despertarlos para poder salvar el mundo de una posible invasión alienígena. Para ello, tendrá que viajar por distintas ciudades y se enfrentará a diferentes enemigos de la vida cotidiana como camiones, señales de tránsito, osos, payasos o… hippies. Se los dije, es un juego raro. Para lograr su objetivo, Ninten conocerá a diferentes amigos que lo acompañarán en su aventura y que serán esenciales para desvelar los secretos de toda esta loca trama y tendrá a sus disposición un amplio arsenal de armas (de niño) para combatir a sus contrincantes, estamos hablando de bates de baseball, yoyos, migajas de pan y… poderes psíquicos, claro.

Como dije, se tocan temas complejos como el amor, la muerte, el miedo, las inconsistencias del sistema familiar, pero para abordar a un público infantil se manejan de manera inmaduro, cómico y ridículo. Muchos fans conocen este juego con el lema “No llores sino hasta el final”, que en mi opinión es un tanto exagerado, pero puedo entender a qué se refieren con ello. No es una historia que yo considere excepcional, pero creo que es una gran forma de tocar estas ideas.

Una de las cosas que hace único a este juego y que hace que se separe tanto de otros RPG es su afán por parodiar el género, de una forma infantil, sí, pero original, creativa, fresca. No es mi estilo, definitivamente, pero ahora puedo entender cómo pudo crear una base de fans tan grande. Sin embargo, no todo es increíble, cuenta con muchas cosas que hacen tediosa la jugabilidad que si a un fan le provocan tedio, imaginen mi desesperación, yo que no soy entusiasta de los combates por turno y/o historias semejantes.

Para empezar, la cantidad de combates que te encuentras en tu camino es gigantesca, cada zona está repleta de enemigos y en un abrir y cerrar de ojos la dificultad se puede disparar. Estamos hablando de máquinas que pueden matarte de un solo golpe y que por más que huyas del encuentro, hay gran posibilidad de que no sobrevivas. En otros juegos podrías entrenar tediosamente hasta alcanzar un nivel suficiente para que esto no pase, pero aquí no es el caso y es aún peor, pues cada nuevo miembro de tu equipo comenzará ¡Desde el nivel 1!, de modo que tendrás que entrenarlo igual a como hiciste con Ninten desde el inicio. En pocas palabras, mucho grinding.

Yo diría que el diseño de los niveles no está muy bien pensado, son enormes, confusos y mayormente vacíos, si a esto se le agrega la enorme cantidad de encuentros cada tres pasos, puede llegar a ser una experiencia sumamente frustrante. Esto también se conecta con mi siguiente punto que es el objetivo del juego. Hoy en día tenemos guías que lo facilitan todo, sin embargo, sin ellas, aún en la época, es un infierno lograr conseguir información para progresar en la historia, aún hablando con cada personaje, la información nunca es clara y las pistas son muy ambiguas. Todo para que la máxima recompensa sea la historia misma, cosa que no digo que sea algo malo, simplemente que nunca fue suficiente para mi visto que es una trama que no me causa mucho interés. Entiendo que puede llegar a ser encantadora, pero es claro que yo no formo parte del público de este juego. Otro elemento frustrante de mi lista fue el confuso e incómodo inventarios que terminó siendo más un inconveniente que una ayuda. Muchas animaciones innecesarias y largas.

Ahora que, si se trata de destacar elementos de gran calidad, debemos hablar sobre la música que en verdad es extraordinaria. Pocos juegos de su época son capaces de hacerme escucharlos fuera del juego y, visto que estoy más familiarizado con Smash, cada vez que saltaba una canción que reconocía me emocionaba y ayudaba (un poco) a seguir adelante con el juego y a mantener mi atención en él. Fue un buen impulso para mi para no frenarme y terminarlo. También me gustaría destacar que estuve muy impresionado al ver que se había aplicado el diseño de movilidad a ocho direcciones, siendo una característica que llegaría más tarde a juegos como Zelda o los mismos Final Fantasy.

Si uno le da una oportunidad a Mother con el objetivo de conocer su originalidad, se encontrará con interesantes sorpresas, pero se debe remarcar que es un juego para un tipo muy específico de gamers. Si esto no se tiene en mente, Mother puede tornarse en una experiencia muy frustrante. No espero que su secuela me entusiasme más, pero al menos tengo esperanzas en que las faltas de diseño sean reivindicadas de alguna forma.

1-5.5-10

Sobre el autor

Kiko Montanari