Anime Reseña

#Reseña | Black Bullet: la última esperanza de la humanidad

Escrito por Jyuria Dunkel

El año es 2021, y la humanidad se encuentra (una vez más) al borde de la extinción, por un virus conocido como Gastrea, el cual ocupa cuerpos humanos como huéspedes para convertirlos en criaturas monstruosas en forma de insectos, los cuales pueden propagar a su vez el virus.

Rentarō Satomi es un chico de 23 años que durante el primer ataque del virus perdió a sus padres, 10 años después forma parte de la Policía Civil como “Promotor“, cuyo labor consiste en acabar con los brotes repentinos del virus que azotan en lo que queda de la ciudad.

Junto con él está Enju Aihara, un chica parte de un grupo conocido como “Iniciadoras” o “Niñas malditas“, niñas que nacieron con el virus Gastrea en su ADN, lo cual las hace inmunes a él.

Para protegerse y acabar con el virus, los “Promotores” usan balas hechas de un material conocido como “Varanium“, el cual impide la regeneración de las criaturas producto del virus, mismo material que protege las fronteras de la ciudad del ataque de esta enfermedad.

El manga comenzó a publicarse el 10 de julio del 2011, por el autor Shiden Kanzaki e ilustrado por Saki Ukai. La adaptación al anime comenzó a emitirse apenas este 8 de abril.

La historia pertenece al género Seinen, teniendo como protagonista a un chico rodeado de varias co-protagonistas que de una u otra forma tienen un tipo de relación sentimental hacia él.

Si la historia suena un poco repetitiva en cuanto al género y el desarrollo de la historia, al ser en un futuro post-apocalíptico con criaturas con una base estilo zombie, vale la pena darle una oportunidad, pues la línea de la historia comienza a tornarse más oscura y seria conforme avanzan los episodios, y cabe resaltar que el seiyuu del protagonista no es otro que el mismísimo Yūki Kaji, que para los que no saben, es el mismo que interpreta a Eren Jäger en el anime Shingeki no Kyojin.

 

Sobre el autor

Jyuria Dunkel

Director general, diseño y producción en Asia~Stage.

Amo la música, la ilustración y a los gatos.